Novedades

Como parte de la visita del mandatario Enrique Peña Nieto a Argentina este 29 de julio, se prevé alcanzar finalmente una profundización y ampliación del Acuerdo de Complementación Económica número 6 (ACE 6). El embajador Daniel Chuburu consideró que es un buen momento para dar señales de la empatía que existe entre los presidentes Mauricio Macri y Enrique Peña e impulsar una relación comercial a mediano plazo. En charla con El Economista, el diplomático argentino destacó que su país tiene una muy buena relación empresarial con México y que uno de los principales temas que se negocia es la profundización y ampliación del ACE 6. Recordó que este mecanismo, junto con el ACE 55 en materia automotriz, son el marco jurídico de la relación comercial bilateral. “Nuestro objetivo es que el ACE 6 se profundice, no solamente a través de una revisión del patrimonio histórico que tenemos, es decir, todo lo que se firmó ya (...) sino que además podamos ampliarlo y ampliarlo en dos sentidos, es decir, no solamente revisar las posiciones arancelarias sino que eso vaya acompañado de una revisión de otras medidas arancelarias o no arancelarias, que dificultan el comercio, llámese medidas sanitarias, cuotas, cupos, en fin”. Chuburu indicó que el objetivo es que esto sirva para empezar a negociar no solamente esa profundización arancelaria que actualmente cubre entre 30 y 40%, sino que además se avance en materia de disciplinas en el comercio exterior. Explicó que, como parte de esta negociación, lo que se busca es “un buen balance” entre todo el comercio entre México y Argentina, para que a partir de ahí se busque un equilibrio y una “apertura real” de las economías. “No hay reproches de nada, pero nos ha pasado que ventajas arancelarias que hemos conseguido por un lado, después se ven dificultadas por medidas de tipo sanitario o viceversa. No es una cuestión de echarle la culpa a nadie, es una cuestión de saber qué es lo que ha pasado en esa relación comercial durante estos años para poder encontrar los equilibrios”. El embajador de Argentina en México planteó que un segundo punto esencial de la visita de Peña es que se den anuncios concretos. “Es decir, que la gente sienta que de esta relación hay cosas concretas, que no solamente hay promesas de que vamos a negociar de aquí al año no se cuánto (...) sino que además la gente lo pueda percibir en términos de la economía”. Puso como ejemplo que se pudiera anunciar la apertura en determinados sectores de la economía. “Eso sí sería una ganancia medible” en la economía real de cada país, enfatizó. Chuburu reconoció que en otros gobiernos de México y Argentina el tema automotriz -que el año pasado tuvo una prórroga-ha generado cierta tensión, porque ha producido un desequilibrio en la balanza comercial. Consideró que ello debe tener también un balance. “Hoy por hoy ese desequilibrio en la balanza automotriz, del sector automotriz, ha llevado a que la diferencia está en que México nos está exportando 1,700 millones de dólares y nosotros estamos exportando solamente 700. “Hay que buscar un modo en que, sin menoscabar la competitividad y la capacidad de la industria automotriz de México, también haya un balance para otros sectores con ese mismo grado de apertura”, manifestó. Aunque aclaró que en esta visita del mandatario mexicano no se abordará el tema automotriz, sí podrían analizarse sectores vinculados, como el de las autopartes. No hay impedimento para acuerdo comercial El embajador explicó que el Mercosur permite la posibilidad a su país de negociar un tratado de libre comercio con México. “En el contexto del Mercosur nosotros estamos avanzando también en temas con México para ir hacia un tratado de libre comercio, esta profundización del ACE 6 (Acuerdo de Complementación Económica) a lo que nos puede llevar en el mediano y largo plazo es a un TLC, no estamos evitando esa posibilidad, estamos viendo que ése es un final posible de esta ampliación”, detalló. Chuburu dijo que en este momento existe una relación 30, 40% de liberación arancelaria, pero consideró que en cualquier momento, si se amplía ello, se estaría más cerca de un TLC de lo que se podría imaginar. Recordó que su país es actualmente observador de la Alianza del Pacífico (integrada por México, Colombia, Chile y Perú), lo cual demuestra un interés y alineamiento político diferente del gobierno de Mauricio Macri. “Creo que es importante cómo uno busca esa convergencia a la larga entre el Mercosur y la Alianza del Pacífico”. Sin embargo, el embajador explicó que primero debería analizarse esa posibilidad de un TLC con México. El diplomático argentino recordó que la única nación de la alianza con el que no tiene un mecanismo de libre comercio es con nuestro país. De acuerdo con datos de la Cámara Nacional de Comercio de México, en los últimos 10 años la balanza comercial bilateral ha presentado varios cambios, y los primeros cinco años del periodo presentó un superávit favorable a Argentina, alcanzando su punto máximo en el 2006 con un monto de 846 millones de dólares. La Cámara indica que fue en el 2010 cuando México presentó un superávit, al registrar 676 millones de dólares, iniciando así un periodo al alza que en el 2012 alcanzó su nivel más alto con 928 millones de dólares. Posterior a ello se fue ajustando, hasta presentar un superávit favorable a México de 440 millones de dólares en el 2015. FUENTE: EL ECONOMISTA
icon-envelope-tick-round-orange_184x116-v1.png Libre de virus. www.avast.com

Our selected Products